14 enero, 2016

ÍCONO DE ETERNA ELEGANCIA

La historia de OMEGA interviene también en el fondo de caja del Globemaster. Para representar los premios a la precisión que la firma recibió por el extraordinario funcionamiento de sus movimientos, en las famosas competiciones de cronometría en observatorio típicas de las décadas de 1940 y 1950, figura estampado un medallón con la imagen de una cúpula de observatorio. Ocho estrellas en el cielo simbolizan las ocho plusmarcas de precisión más importantes establecidas por OMEGA y, reflejo de cómo el compromiso de la firma con la calidad se sigue manteniendo, las estrellas significan también los ocho criterios METAS de certificación que un reloj y su movimiento deben superar para recibir el grado de Master Chronometer.

Master Chronometer
En diciembre de 2014, OMEGA mantuvo una conferencia de prensa junto con el Swiss Federal Institute of Metrology (METAS), para anunciar un nuevo proceso de certificación de relojes que se llevaría a la práctica en 2015. El Globemaster es el primer reloj que ha sido probado y aprobado según este proceso, que, además de medir el funcionamiento en condiciones de uso diario, asegura que funciona correctamente cuando está expuesto a fuertes campos magnéticos de incluso 15 000 gauss. Cualquier marca de relojería puede someter sus relojes a esas pruebas aprobadas por el METAS, con el fin de obtener la categoría de Master Chronometer, una clasificación que, al tiempo, certifica la calidad tanto del movimiento mecánico como del propio reloj.

Los ocho criterios de medida durante el proceso de certificación son:

1) El funcionamiento del movimiento durante la exposición a un campo magnético de 15000 gauss.
2) La desviación del tiempo de marcha del reloj en seis posiciones.
3) La desviación del tiempo de marcha del reloj, entre 0 y 2/3 de reserva de marcha.
4) El funcionamiento del reloj durante la exposición a un campo magnético de 15000 gauss.
5) La desviación de la precisión media diaria del reloj, tras exponerlo a un campo magnético de 15000 gauss.
6) La precisión media diaria del reloj en pruebas que reproducen las condiciones de uso diarias (seis posiciones, dos temperaturas).
7) La reserva de marcha del reloj (autonomía – funcionamiento sin recargar).
8) La estanquidad del reloj (probada en agua).

Antes de que el reloj se exponga al campo magnético y su funcionamiento se mida de acuerdo con los criterios aprobados por METAS, el movimiento ha de superar las pruebas establecidas por el Contrôle Officiel Suisse des Chronomètres (COSC). Junto con el reloj, se entregará un certificado que incluye un número de identificación, utilizable para saber la evaluación de ese reloj en cada prueba. Esta documentación demuestra que el reloj ha sido certificado por METAS.

Para recibir el título de Master Chronometer, un Globemaster tendrá que funcionar dentro de una tolerancia de 0 a +5 segundos diarios, durante y tras la exposición a un campo magnético de 15 000 gauss.

OPCIONES PARA ELEGIR: el Globemaster está disponible en una amplia gama de materiales, incluidos el oro Sedna™ de 18 qt, el oro amarillo de 18 qt y el acero noble, Globemaster será para siempre reconocido como el primer Master Chronometer.