21 diciembre, 2015

AMOR DE VERANO

Se acerca la estación en la que se aligeran las ropas y las preocupaciones – si bien no desaparecen – se vuelven algo más livianas. En el verano estamos más dispuestos a hacer, y a hacernos, concesiones. Y si estamos aún sin una relación sentimental,  ¿por qué no decidirnos a encontrar un amor?

¿Amor de verano?

La idea es que comience en esta estación y continúe en otoño, invierno y primavera. Aquí te damos algunas sugerencias si pretendes que este romance que inicias en la temporada estival se vaya cimentando en el transcurso de los meses:

·Elige con criterio: si bien iniciar una relación con alguien es siempre un desafío porque no conocemos a ese otro ser, ya en el inicio se evidencian señales de qué podemos llegar a encontrar en la interacción. Quien está de verdad interesado en conocerte, lo manifiesta, no anda con tretas ni se hace el (o la) interesante.

·Asume el contexto:   tu amor no nace en la cotidianeidad, ni bajo las presiones del día a día. En verano – si hablamos de encuentros en lugares de vacaciones – estamos más relajados, receptivos, contentos… El amor suele ser idílico en estas coyunturas. Trata de distinguir a la persona real de aquella escenografía en la que se encuentran. No idealices a ese otro que es tan humano como tú.

·Gradúa la intensidad: los amores veraniegos son de por sí intensos ya que llevan implícito su final – aunque después continúen (nada hay de matemático en cuestiones del corazón).  Mide las promesas de amor eterno; las acciones dirán con el tiempo lo que tantas veces las palabras no logran sostener.

·No presiones: si el vínculo que se está gestando va a crecer, lo hará de manera fluida, naturalmente. Las exigencias no contribuyen a que una relación se vaya consolidando. Relájate y sé tú, si ha de ser, será.

·Utiliza la tecnología a tu favor: puedes buscar un amor este verano, sea en tu ciudad o en aquel lugar en el que decidas pasar tu descanso ¿Te animas a apuntarte en un portal de citas? Allí podrás elegir las características de tu compañero/a ideal. Sólo se trata de probar, de animarse. Una de cada cinco personas que se registran en un sitio de citas encuentra a su compañero.

·¿Él o ella vive en otra ciudad? Si es así, plantéate de antemano si estás decidido/ a a construir un amor a la distancia. Si no es lo tuyo, tienes varios caminos. Preservarte y mirar para otro lado, tomarlo como una aventura a corto plazo o animarte a armar algo a kilómetros de tu lugar. La tecnología puede ser tu aliada.

Recuerda: en esto del amor y las relaciones no existen reglas fijas. A veces, las cosas que parecen más intrascendentes terminan siendo las más duraderas. Vive el hoy y confía.