6 julio, 2014

¿ TE GUSTA LO QUE VÉS?

“No se ve bien sino con el corazón; lo esencial es invisible a los ojos” “El Principito” Antoine de Saint- Exupéry

Cada vez que le pregunto a una mujer: “¿Si tuvieras que cambiar algo que no te gusta de vos, qué sería?” aparece una larga y clara lista de factores externos e internos. Por el contrario cuando tienen que definir sus puntos fuertes en ambos sentidos, esto les resulta más difícil.
¿Por qué muchas veces nos cuesta sentirnos satisfechas con lo que vemos frente al espejo? Sin duda es un tema de autoestima. La autoestima es la valoración que cada una tiene de sí misma. En qué medida nos aceptamos, validamos, respetamos y cómo nos vemos y sentimos.
Si la autoestima de una mujer no está sana, difícilmente se pueda ver a sí misma como alguien especial. Si la autoestima de una mujer se basa en la opinión de los demás o en el estándar de belleza que transmiten la cultura y los medios, tampoco resultará fácil aceptarse.
Si nos enfocamos sólo en lo externo perdemos de vista lo esencial. Si queremos comenzar a mirarnos a nosotras mismas desde una nueva perspectiva, necesitamos cambiar el enfoque.
¿Cómo hacemos para comenzar?
En primer lugar realizando una mirada introspectiva que nos lleve a descubrir y revalorizar nuestras fortalezas y habilidades. Todas tenemos algo que nos hace especiales, todas tenemos capacidades y talentos, necesitamos reconocer y trabajar sobre estos puntos fuertes. Cuando adquirimos seguridad interior y comenzamos a resignificar estos recursos internos, iremos sumando positivamente en nuestra autoestima.
En segundo lugar, realizando una mirada integral de nuestra vida que incluya cada área de nuestro ser: cuerpo, alma y espíritu. Es necesario cuidar y cultivar cada una de ellas para la conformación de una autoestima sana y para alcanzar una vida plena.
En tercer lugar, es necesario comprender, que cada mujer cuenta con la capacidad y la posibilidad de decidir transformar su realidad y no conformarse con “lo que hay”. En cada área de tu vida existe posibilidad de mejora, cambio y superación, pero vos decidirás caminar en esa dirección.
El cambio que necesitamos para tener una autoestima sana y equilibrada y para estar satisfechas con lo que vemos frente al espejo, sin duda “es invisible a los ojos”. Es necesario dejar de buscar afuera lo que tenemos que encontrar adentro.
Mayra Djimondian
Facebook: Espejito Espejito ¿Qué ves cuando te ves?
Twitter: @espejitoqueves
espejitoespejitoqueves@gmail.com