24 noviembre, 2014

#LACOLUMNADECARO3

 

“Tengo una buena noticia y una mala”. Fueron las palabras de mi jefe cuando me despidió el miércoles.
Será que no fui lo suficientemente buena y útil para el? Será que no me vestí bien?
Será que realmente no había trabajo para mi allí?
Sea cual fuere la razón, lo cierto es que estoy afuera. Pero el es buen tipo, me recomendó con un amigo de un conocido a pocas cuadras y empiezo el martes.
Se que debería estar contenta, que no es normal que te den una patada y al toque entras a otro lugar, pero me siento rara, no estoy taaaaan contenta a pesar de q me van a pagar un poco mas. Me gustaba trabajar para el y su socio.
Nuevo trabajo, nuevo jefe, nuevas tareas, ay que nervios!
Acostumbrarse otra vez a otros ritmos y quehaceres, horarios, formas de trabajo y gustos, todo nuevo.
Habrá heladera para guardar la ensalada y agua fría?
Me llevare bien con los compañeros? Me sentiré cómoda usando uniforme?
En fin…ya lo digerí. El martes comienza otra nueva etapa en mi vida y estoy con todas las pilas y me deseo lo mejor!
Que año de cambios, gracias a dios!
Se imaginan si todos los años fuera todo lo mismo?
Yo necesito cambios, me gustan los desafíos, necesito ponerme metas y demostrarme que puedo lograrlas.
Ya termina el año, movidito el mío sigue siendo, y espero que el 2015 tenga otro tipo de movimientos! Jajaja!
Pero bueno, cada cosa a su tiempo y si me tuvo que pasar ahora por algo será,
estoy lista para lo que viene!