17 noviembre, 2014

#LACOLUMNADECARO2

Cada vez que encastro una pieza en mi puzzle de 1500 (que ya estoy por terminar) se me escapa una sonrisa. Es inexplicable el placer que siento en un logro tan personal como armar un puzzle.
Recién lo termine, no lo puedo creer!
Cuando termine el primero me paso lo mismo.
Cuando paseo por la calle con mis hijos y la gente los mira y después a mi, se me escapa la sonrisa de orgullo.
Cuando me llama el tipo con el que salía y le digo que no quiero mas nada, que el sexo vacío no me alcanza (a pesar del tamaño que tiene) se me escapa la sonrisa de orgullo de haberlo superado.
Cada vez que hablo con mi mama termina riéndose a carcajadas, soy la única que pude lograr que se ría así y saber que yo tengo el poder para hacerlo me saca otra sonrisa de esas lindas. Es increíble la cantidad de sentimientos que cada uno puede guardar y exteriorizar cuando quiere. Dependiendo con quien, claro.
Sino hay confianza la sonrisa no sale, si con esa persona especial no hay afinidad desde un primer momento se tiende a guardar los sentimientos x miedo a decir algo y que el otro se enoje (como me paso con “ss”, “solo sexo” o como lo llamábamos entre mis amigos y yo: “sr xxx”) Jajajajaja!
En cambio si te entendes bien desde un primer momento, podes decir lo que quieras y mostrarte tal cual sos, que total el otro te entiende y te respeta por lo que sos (si te quiere o no, no lo sabemos, eso se vera con el tiempo).
Hace tan bien poder decir lo que uno siente sin tener que estar pensando en cubrirse el alma, en guardar algo x miedo a que al otro no le guste como somos.
Liberémonos de todos los prejuicios y mostrémonos como somos.
Al que le gusta bien y al que no, no hay problema, no vamos a pasarnos la vida tratando de agradar a todos, no?